EL ENEAGRAMA Y LA FUERZA. CARÁCTERES MENTALES, SU PODER PERSONAL

CARÁCTERES MENTALES, SU PODER PERSONAL.

Este es el tercer artículo de una serie de tres en que voy a explicarte cómo cada uno de los 9 tipos del eneagrama (eneatipos) pierde su fuerza y poder personal,   y cual es el camino que utilizó para su recuperación en mis cursos de eneagrama.

Aprovecho para presentarte un nuevo curso que recoge profundamente como trabajar con el eneagrama, la fuerza y el poder personal. Clica aqui para verlo.

Pero antes de empezar con los carácteres mentales quiero ofrecerte de forma breve la historia del Eneagrama.

Breve Historia del Eneagrama

Ya en el siglo XIII, el místico Ramón Llull utiliza el símbolo del eneagrama para situando en ellos los nueve vicios humanos y los nueve atributos divinos. 

Gurdjieff en 1916 presenta de nuevo los eneagramas sin hablar de tipos de personalidad aunque si estaban muy implícitos en todo sus trabajos iniciáticos.

Es en 1954 cuando Oscar Ichazo incorpora en el símbolo del eneagrama los nueve tipos de personalidad, siendo en 1970 cuando lo divulga entre diversos psicoterapeutas entre ellos el psiquiatra Claudio Naranjo (quien utilizo nomenglatura inspirada en los pecados capitales), siendo este posteriormente su principal investigador y divulgador junto con Helen Palmer, Don Richard Riso y otros.

El eneagrama se ha convertido en una eficaz herramienta de trabajo tanto para terapeutas y psicólogos como para empresarios, guionistas y actores.

Actualidad del eneagrama

Se puede decir que el Eneagrama se ha convertido en una herramienta muy eficaz para el autoconocimiento y el desarrollo personal.

Desde mi trabajo con la fuerza personal contemplo el eneagrama como un valioso mapa que muestra las nueve formas básicas en que las personas perdemos nuestra fuerza y nuestro poder personal, al mismo tiempo que nos da a conocer los nueve caminos para recuperarla y acceder a nuestro poder personal.

En el camino de recuperar y tomar tu fuerza se transforma por completo la visión que tienes de ti mismo, de lo que consideres que es tu identidad y esto lo cambia absolutamente todo.

A continuación paso a explicarte cómo cada uno de los eneatipos pierde su fuerza y poder personal y cual es el camino que utilizo para su recuperación en mi programa TOMA TU FUERZA – MAESTRÍA EN TI MISMO.

Eneatipo 5 , El insano desapego

Son personas que desean comprender el mundo para manejarse de una forma inteligente en lo que suponen que es la realidad, llegando a creer que son de inteligencia superior a los demás.

Adoptan una estrategia de reducción al máximo de sus necesidades personales con el fin, no confesado, de no necesitar de nadie. De fondo se sienten con poca energía y acaban por creer que tienen que conservarla y no gastarla.

Estas personas tienden a aislarse y a enfriar sus emociones mediante la progresiva desconexión de su cuerpo, por lo que racionalizan todo lo que pasa con el fin de proteger su corazón,  aunque acaban haciéndolo de forma excesiva.

Pueden ser muy solitarias ya que la soledad es su zona de confort, acabando por minimizar su natural necesidad de contacto humano.

Muy abrumados por cualquier compromiso social viven el interés de los demás hacia ellos como una invasión, cuando en el fondo son unos grandes tímidos necesitados de ternura y con pocas habilidades sociales.

Cuando la persona toca fondo descubre que es un analfabeto en el terreno sentimental y amoroso, que tiene miedo a sentir consecuencia de su gran miedo ante la posibilidad de  sufrir. 

Así mismo se da cuenta que está paralizado por un excesivo análisis de todo, lo que le impide tomar decisiones y entrar en acción.

Lo que le ayuda al eneatipo cinco a recuperar su fuerza y poder personal.

Es atreverse a conectar con su cuerpo para sentir sus emociones y encontrar un sano equilibrio entre lo que piensa y lo que siente.

Finalmente

Cuando el eneatipo cinco toma su fuerza y su poder personal descubre que todo y todos estamos profundamente interconectados, por lo que no tiene ninguna función el aislarse para protegerse. Descubre que nadie le puede invadir si no quiere. Puede entrar en la vida de los demás preservando su independencia.

Se convierte en una persona con una clarividencia y objetividad total al salir de su enjambre de pensamientos y poder ser testigo de ellos. Desde ahí se siente motivado a implicarse en la vida social.

Acaba por abrirse a la intimidad estableciendo vínculos de calidad con los demás, tanto a nivel amoroso como social.

Si estoy en este mundo es que estoy preparado para vivir en él,  puedo pedir lo que me falta y compartir todo lo mucho que tengo que ofrecer.

Eneatipo 6, ¿Puedo confiar?

Las personas de este eneatipo están obsesionados por encontrar algo que les garantice una vida absolutamente tranquila y segura, para ello entran en un proceso de indagación, análisis y comprobación que no tiene fin. Este inacabable proceso les inseguriza y les hace  perder la tranquilidad. Se acaban provocando aquello que querían evitar a toda costa.

Al no tener casi nada claro entran en una alerta exagerada ante posibles e imprevisibles peligros, lo que les provoca un estado de angustia muy elevado.

Son personas que desde el miedo y la angustia pueden mostrarse con personas obedientes y dóciles o como rebeldes bravucones. Siempre el miedo, o tiemblo de miedo o meto miedo para que no se me note.

Pierden el contacto con el aquí y ahora ya que continuamente están especulando posibles inconvenientes por lo que viven con un aire de preocupación constante.

Hay una actitud pesimista que les impide confiar en la vida, intentando adelantarse a los acontecimientos y preparándose para ellos, lo cual invade su presente impidiéndose a sí mismo disfrutar de lo bueno que hay en el presente.

Cuando la persona toca fondo se da cuenta de que no tiene criterio propio y que se ha pasado la vida pidiendo consejo y orientación a personas que él considera de autoridad, pero de la que al mismo tiempo tampoco se acaba de fiar. Descubre que es un cobarde obediente o que es un desconfiado rebelde.

Lo que le ayuda al eneatipo seis a recuperar su fuerza y poder personal.

Es desarrollar su autoconfianza atreviéndose a tomar decisiones de forma autónoma y sosteniendo la incertidumbre de los posibles resultados.

Finalmente

Cuando la persona del eneatipo seis toma su fuerza y su poder personal se convierte en una persona audaz que sólo hace las cosas que cree, asume los riesgos de ser fiel a sus valores.

Se convierte en una persona proactiva, hace lo que cree que hacer y va a por todas, asumiendo los resultados y consecuencias sean las que sean,con responsabilidad, firmeza sin dramas.

Es una persona de la que te puedes fiar, está ahí cuando lo necesitas y le pides directamente algo,cumpliendo con sus compromisos y acuerdos.

Suele ser una persona sólida ya que encuentra en su interior todo lo necesario para orientarse y sostenerse en la vida. 

Sin miedo lo malo se nos va haciendo bueno (Rosana)

Eneatipo 7. La adicción al placer.

Son personas que buscan su felicidad en el exterior y que buscan la satisfacción en las experiencias nuevas y placenteras.

 

Las personas de este eneatipo buscan  ser felices las 24 horas del día ya que huyen sistemáticamente de cualquier experiencia que pueda ser mínimamente no gratificante.

 

Por lo tanto se convierten en adictos de todo lo que les aleje de un mínimo dolor, aunque de fondo sienten un malestar interior que progresivamente va en aumento.

 

Suelen tener un comportamiento hiperactivo e inconstante, a menudo actual como el eterno “Peter Pan”… que no quiere hacerse mayor. No saben estar en el aquí y ahora porque lo mejor siempre está por llegar y por lo tanto tiene una tendencia sobre planificadora en maravillosos proyectos futuros.

 

De fondo hay un profundo aburrimiento que tapa con la hiperactividad y la banalidad. Son personas que se sobreexcitan así mismas.

 

Cuando la persona toca fondo

Se siente profundamente vacío, conectando de golpe con el aburrimiento que le produce la vida y en concreto su forma de vivir, se le dispara el estrés y angustia que le genera todos sus intentos de evasión. No encuentra forma de llenar su vacío.

Lo que le ayuda al eneatipo siete a recuperar su fuerza y poder personal.

Darse cuenta de que ha estado conformándose con versiones baratas y sucedáneos de la felicidad. Esta nueva percepción le descubre que lo que anhela no se encuentra en el exterior sino en su interior.

Finalmente

Cuando la persona del eneatipo siete toma su fuerza y su poder personal se convierte en una persona verdaderamente alegre y feliz, que entiende que el dolor forma parte de la vida y esto favorece que tenga a su disposición una energía que se puede calificar de exuberante.

Hay una felicidad genuinamente feliz que produce el agradecimiento por estar vivo.

Al vivir a gusto, de forma natural no necesita estímulos externos para sentirse feliz por lo que desaparece cualquier tipo de adicción o comportamiento hiperactivo.

Se acepta tal como es y puede aceptar a los otros de la misma manera.

Es en el silencio donde se puede escuchar lo importante.

Deja un comentario